Warning: set_time_limit() has been disabled for security reasons in /usr/home/patxietxea.es/web/index.php on line 139 Amarradito a ti - Patxietxea Web Solidaria

Amarradito a ti

9 septiembre, 2014 0 comentarios

Desmoronarse de a poquitos, como lo hace un terruño de tierra con cada ola con la que la vida le asedia.  Así vamos todos sumando cicatrices, que se amontonan e ignoramos una vez asumidas, tanto que hasta parece que se volviesen invisibles, pero no lo son, y siguen ahí tatuadas eternas en nosotros, desde el  mismo momento en que irrumpieron con fuerza en nuestro orden del día, en nuestra rutina, en nuestro andar.

Así vamos camino de la vejez, oxidando las capas de fuera hacia adentro. Cada día frente al espejo descubrimos una cana, una arruga, una mancha en la piel, un rastro certero de que hemos pasado por la vida, que estuvimos y sellamos la piel en cada frontera. Es parte del peaje a pagar por sumar amaneceres y noches de las de no olvidar. El precio por vivir cada uno de los besos que endulzaron los labios o las mejillas, cada abrazo que caló hasta los huesos, cada minuto de felicidad que desbordó esa risa preciosa.

Pero hay un día en que te gana la mano la suerte y te la juega tan fuerte y tan de verdad que desapareces, dejando un vacío que estremece, que asola tu existencia, que enloquece la brújula que guía sus pasos.

No estar, es mucho más que perderse, seguir con el envase intacto, con la percha puesta y luciendo palmito, pero no encontrarte, no hallar ni rastro de ti, de nosotros, de mi otra mitad. Vivir así a tu lado, es olvidarse de esa mirada que tantas veces jugaba con la mía, que a mí cada vez me traslada a una vida a tu lado y a ti ahora, te tiene atrapada en el centro de un laberinto del que no has de volver jamás. Te miro y no consigo asumir tu marcha, me desarma que te quedes mirándome sin encender el brillo que iluminaba la estancia que nos alberga.

Marcharse quedándose es desaparecer como el agua entre los dedos, es fingir estar vivo, latir sin calor, sin pasión. Deambular ausente para siempre por más que pase lista cada dos por tres, por si la vida contesta y vuelves.

Busqué en cada conversación, en cada caricia, en cada segundo a tu lado y no estabas. Te marchaste aquel día en que vino a buscarte la vida, no tuvo consideración y se te llevo de cuajo, arrancándome de ti, de nuestra vida. Me dejó sólo la carcasa y un millón de recuerdos en los que refugiarme cada vez que no puedo más.

Atrapado en el recuerdo más temprano de tu vida navegas y aunque no rechazas mis manos ya no las coges como lo hacías antes del tsunami que asoló este amor. No te ríes prendiendo los ojos en cada mirada, no me toca el rojo de tus labios en los besos, no me queda con que pelear para ganarme una plaza a tu lado, porque ya no estas. Vivo para cuidarte y estar donde sólo quiero vivir, que es a tu lado.

A tu a lado, porque eres mi vida. Y ahora se mejor que nunca, que mereció la pena cada amanecer a tu lado, cada risa, cada noche en vela hablando de nuestras cosas hasta el alba. Cada noche enredado en ti, cada camino recorrido de tu mano.

Sé qué hay que exprimir el reloj cada día porque cuando se paren las  agujas no quiero tener nada pendiente, nada por hacer, nada de lo que arrepentirme. Prefiero añorar todo eso que hicimos y que hoy son el legado de vivir a tu lado y mi tesoro más preciado.

Patxi Blázquez

Deja tu comentario